Tarta Pocoyó – Pocoyo Cake

Publicada en Publicada en Tartas Personalizadas o Temáticas

¡Hola a todos!
Hace tiempo que no escribo pero es que, como siempre, he estado muy ocupada.

Hoy os traigo una tarta infantil con figuritas. No es mi estilo habitual y he aprendido bastante. Quedé muy contenta con el resultado (de hecho, me sorprendió) pero no es lo que tenía en mente. Me resultó más difícil de lo previsto por las características que yo entiendo que debe tener una tarta infantil . Una vez más, lo que comento es mi opinión, cómo creo yo que debe ser una tarta infantil.

El diseño:

Lo que más me gusta es hacer tartas asimétricas, desordenadas, incluso caóticas. Así veo las tartas de Pesadilla o la del dragón, donde puedo ir añadiendo al diseño o variándolo sobre la marcha. Me resulta más fácil hacer una tarta de ese estilo que una como ésta.

Pajaroto

Las tartas infantiles son de un diseño más sencillo, ordenado, simétrico por lo que hay que ceñirse al boceto inicial que debe haberse planificado cuidadosamente para evitar que sobren o falten elementos y, sobre todo, que haya cierta continuidad.  Este es el mayor “pero” que le encuentro a esta tarta. Si comparáis la parte de delante con la de detrás veréis que parecen dos tartas diferentes.

La parte de delante da el efecto que buscaba, sencillez y orden. Quizá le faltó una nube entre la ballena y el pulpo, pero sólo eso.

La parte de detrás quedó más desordenada, incluso amontonada.

Pocoyo

¿Cómo se podría haber evitado?

Una solución posible hubiese sido  incluir menos figuras o haberlas hecho más pequeñas. Las figuras las modelé con antelación, empezando por Pocoyo, y del tamaño que consideré óptimo. Más pequeñas no hubiesen resultado tan llamativas, especialmente para los críos. Suprimí a Loula, el perrito, que debía estar junto a Pocoyo porque ya no cabía. Me dio pena, especialmente después de haberlo modelado, pero si no, hubiese tenido que quitar la tartita y los regalos, que son lo que hacen que sea una tarta de cumpleaños.

La única solución adecuada hubiese sido hacer la zona de playa más amplia y haber achicado la de mar. Conclusión: existía un fallo en el diseño ya sobre el papel. ¿Por qué? Buscaba simetría. Quise dividir la base por la mitad, y esto fue un error.

Para la próxima ya sé que tendré que planificar más cuidadosamente la disposición de los elementos que vaya a incluir y dar prioridad a  la continuidad del diseño antes que a la simetría. Además, aunque a mis hijos les pareció estupendo que Loula sobrara, perdí tiempo innecesariamente modelándolo, otra desventaja de cometer errores sobre el papel.

El color:

Pienso que en una tarta infantil deben predominar o colores primarios o tonos pastel y evitar negros y grises. Esta tarta me resultó complicada porque ni me gusta ni estoy acostrumbrada a combinar tantísimos colores.  No tiene nada que ver con la tarta de Mario, donde predominan los primarios con algún elemento blanco o verde. Aquí hay azul,amarillo y rojo pero además rosa, naranja, verde, marrón … Aunque me costó,creo que aquí sí acerté.

Las figuras:

Pato

Al incluir figuras en una tarta infantil, puede tratarse de personajes inventados o conocidos. Si son inventados, vale todo. Desde mi punto de vista, el problema surge cuando son conocidos. Opino que si se está modelando a un personaje en concreto no es suficiente con que sea reconocible sino que debe ser una representación fiel. A ver si me sé explicar. No es lo mismo modelar a un pato amarillo que modelar a “Pato” ni modelar un pajaroto turquesa gordo que a “Pajaroto”.

Mi fuerte no es el modelado de figuras con lo cual esto constituyó una dificultad añadida a la elaboración de este diseño. No basta con acertar en las proporciones y el color, además hay que tener en cuenta la postura, expresión… de cada personaje, que son lo que transmiten su personalidad.

Estaréis pensando : ¡ni que estuviera esculpiendo a la Venus de Milo! Pues posiblemente me resultara bastante más fácil reproducir a la Venus de Milo en arcilla que a Elly en pasta de azúcar. ¡Ojo! No quiero decir que sea más fácil sino que, por mis habilidades, conocimientos y experiencia concreta,  a mí en particular me resultaría más fácil (aunque evidentemente mucho más laborioso).

Loula

Como dije en mi primer post, he tenido mil hobbys diferentes a lo largo de mi vida. He trabajado con carboncillo, lápices, pasteles, ceras, acuarelas, óleo, aerógrafo, tinta china… pero también he hecho grabados y litografías. He trabajado con arcilla, pasta de papel, pasta de sal… pero también he trabajado decoupage, talla en madera y collage de todo tipo. Tengo amplios conocimientos teóricos y prácticos de gran variedad de disciplinas pero siempre ha sido por gusto, han sido hobbys, por lo tanto siempre he hecho lo que me ha apeticido en ese momento y siempre he tratado temas que me gustaban. Aunque la decoración de tartas es mi último hobby y voy aprendiendo sobre la marcha, aplico todo tipo de técnicas que ya conozco sobradamente a este nuevo medio.  (De ahí que la manga pastelera “no sea  mi amiga”. Nos acabamos de conocer y no nos caemos especialmente bien.)

¡Caos, desorden, asimetría!

Esto os lo cuento para que entendáis lo que constituye una “dificultad” para mí. Cualquier tema que no me guste o que simplemente no me llame particularmente la atención ya constituye una dificultad. De ahí que me resultara mucho más difícil hacer la tarta Porsche que la de Alien o la del dragón. En cuanto al color, que creo que es mi fuerte tanto en lo teórico como en lo práctico en cualquier medio, ¡qué difícil me resulta plantearme un trabajo donde predomine el rosa, el naranja o el amarillo! Por último, me resulta difícil todo lo que no permita cierto “desorden en el orden”. Os doy un ejemplo. Con lápices o carboncillo, me resulta más fácil representar un sauce llorón que un abeto, una rosa que una margarita, Notre Dame que el Empire State Building. Si lo trasladamos a las tartas, las de Pesadilla me resultan mucho más fáciles (aunque también más laboriosas) que esta.

Ahora os voy a mostrar las tres tartas en las que me inspiré para crear la mía. En este caso digo inspirado que no basado ni copiado ya que el diseño de esta tarta es original. Os parecerá a simple vista que no tienen nada que ver más que los personajes pero si os fijáis bien, encontraréis que tienen bastantes cosas en común.

por The Bunny Baker
por Megasilvita
por Dolce Lui
Además, utilicé este poster de Pocoyo y unas 3000 imágenes más:

¡Vaya rollo que os he metido hoy! Voy a ir acabando ya, aunque me ha parecido importante diferenciar lo difícil (que es subjetivo) de lo laborioso y resaltar la importancia de diseñar y planificar el trabajo cuidadosamente sobre el papel. Un trabajo difícil puede no ser realizable o no resultar como se esperaba mientras que el trabajo laborioso sólo requiere dedicarle el tiempo necesario. Dedicar tiempo suficiente al diseño y planificación del proyecto es fundamental ya que a la larga puede acabar ahorrándonos tiempo y evitar que cometamos errores difícilmente solucionables una vez comenzado.

Os dejo más fotos y ya incluiré el pase de diapositivas.

Un saludo,
Laura

0 comentarios en “Tarta Pocoyó – Pocoyo Cake

  1. Hola, soy seguidora del blog y hasta ahora no me había animado a escribirte (ya sé que está mal) y me gustaría que me ayudaras a solucionar una duda. Acabo de empezar con esto del modelaje de tartas (las tuyas son impresionantes) y una amiga me a pedido un Pocoyo y he visto que unas ocasiones utilizas fondant con cmc y otras pasta de azúcar ¿por qué? y para hacer este muñeco ¿sigo la misma técnica que el Mario? espero que me ayudes.
    Muchisimas gracias.
    Bss. Mabi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *